Arqueólogos descubren un tarro de barro de 2,000 años de antigüedad, lo que encontraron dentro cambiara la historia

439 0
439 0


Durante los años 60, arqueólogos que excavaban el palacio de Herodes el grande encontraron una vieja tarro de arcilla, dentro de ella encontraron un arsenal de semillas oculto de la vista por más de 2,000 años.


El descubrimiento de las “semillas antiguas” demostró ser la más antigua VERIFICACIÓN de germinación asistida por humanos de una semilla. Las semillas pertenecen a la palmera datilera de Judea..

Estas plantas fueron extintas básicamente debido a una serie de factores. De hecho, el cultivo de las las palmas casi desapareció después del siglo XIV debido al cambio climático (asi es, el cambio climático no es tan moderno) y la infraestructura decae.

Sin embargo, en los tiempos modernos, estas antiguas plantas han vuelto a la vida.

Las Palmeras datileras de Judea fueron consideradas extremadamente importantes en sitios antiguos. Las palmeras eran una de las vistas más reconocibles y más agradables para la gente que habita el Oriente Medio. Estos plantas fueron cultivadas extensamente en la región sobre todo debido a su fruta, y debido a la sombra que ofrecen del abrasador sol del desierto.

A lo largo de la historia se convirtió en un cultivo básico en el Reino de Judá, también considerada como uno de los muchos símbolos de la buena fortuna. De hecho, el rey David llamó a su hija Tamar después del nombre de la planta en hebreo.

Las palmeras datileras de Judea crecieron alrededor del Mar Muerto en el sur, al Mar de Galilea y las regiones del Valle de Hula en el norte. El árbol y su fruto hicieron que Jericó se convirtiera en un centro de población importante y se elogiaran en la Biblia Hebrea posiblemente varias veces indirectamente, como en Salmos, 92, “El justo mismo florecerá como una palmera” y los cúmulos de la datilera son mencionados en Cantar de los Cantares 5:11.

Loading...

La planta siguió siendo un símbolo importante durante unos 3,000 años hasta que el Imperio Romano trató de ampliar su reinado. Para el año 500 dC, las palmeras simbólicas y fructíferas fueron destruidas, resultado del cambio climático, la decandente infraestructura y la conquista

 


La palmera datilera de Judea en Ketura, Israel, apodado Matusalén. Crédito de la imagen

Referencias a la Palma datilera de Judea se pueden encontrar en la Biblia, el Corán y otras publicaciones antiguas.

Años después de que la palmera de Judea decayó en la historia y se convirtió en un lejano recuerdo de lo que fue alguna vez un símbolo importante para millones de personas.

Por suerte, las palmeras volvieron a la vida después de que los arqueólogos estuvieran excavando el sitio del palacio de Herodes el Grande en Israel a principios de la década de 1960 cuando descubrieron un antiguo tarro de arcilla lleno de semillas.

El arqueólogo Ehud Netzer de la Universidad Hebrea -quien encontró las semillas- las entregó al arqueólogo botánico Mordechai Kislev en la Universidad Bar-Ilan de Tel Aviv. Kislev a su vez dio las semillas a la investigadora botánica Elaine Solowey.

Las semillas prácticamente permanecieron a la sombra de la historia desde su descubrimiento hasta 2005, Solowey decidió plantar una semilla y ver qué, si acaso, brotara. “Asumí que la comida en la semilla no sería buena después de todo ese tiempo. ¿Cómo podría ser?”, Dijo Solowey.

“Las datileras eran famosas en la antigüedad por valor medicinal”, dijo Solowey. “Fueron ampliamente utilizados para diferentes tipos de enfermedades: cánceres, tuberculosis, todo tipo de problemas”.

Tiempo después, el investigador botánico demostró que estaba equivocado.

En 2011, la palmera Judea produjo su primera flor.

Loading...

Unete a la conversacion