Científicos detectan funcionales “Engranes MECÁNICOS” en la NATURALEZA por primera vez

794 0
794 0

Esta imagen muestra ruedas dentadas que conectan las patas traseras de la tolva de la planta, Issus. Crédito: Burrows / Sutton

Científicos han hecho otro descubrimiento sensacional como han encontrado, por primera vez, engranajes mecánicos funcionales en la naturaleza. Una vez más, la naturaleza parece ser la primera en lograr una tecnología básica. Este descubrimiento demuestra que los MECANISMOS DE ENGRANAJES, que antes se pensaban que sólo eran hechos por el hombre, tienen un precedente evolutivo natural.


Los científicos dicen que esta es la “primera observación de engranajes mecánicos en una estructura biológica“.

Los engranajes mecánicos fueron descubiertos en un insecto de planta, que comúnmente son encontrados en los jardines a través de Europa.

Issus coleoptratus, un insecto saltador similar a las pulgas o saltamontes, utiliza juntas con curvas dentadas que se ajustan y giran como engranajes mecánicos. Esto le permite tener sus piernas sincronizadas al saltar, una característica fundamental de este tipo de insecto que hace saltos potentes, si no tuviera este tipo de engranajes mecánicos naturales, su salto terminaría fuera de control.

Según los informes, los engranajes dentro del Issus, llevan la semejanza de la REMARCABLE ingeniería que se encuentran en cada bicicleta, y dentro de cada caja de cambios del coche.

Además, los científicos revelan que cada diente de engranaje dentro del Issus tiene una esquina redondeada en el punto donde se conecta a la tira de engranajes, una característica similar a las hechas por el hombre.

Esta es la primera estructura biológica en la que se descubre un engranaje tipo engranaje -un mecanismo para transmitir energía de un componente a otro en el interior-, dice el líder del estudio, Malcolm Burrows, zoólogo de la Universidad de Cambridge.

“Esta sincronización precisa sería imposible de lograr a través de un sistema nervioso, ya que los impulsos neuronales tomarían demasiado tiempo para la coordinación extraordinariamente estrecha que se requiere”, dijo el profesor principal Malcolm Burrows, del Departamento de Zoología de Cambridge.

Loading...


Al desarrollar engranajes mecánicos, el Issus sólo puede enviar señales nerviosas a sus músculos para producir aproximadamente la misma cantidad de fuerza, entonces si una pierna comienza a impulsar el salto de los engranajes se entrelazan, creando sincronía absoluta.

“En Issus, el esqueleto se usa para resolver un problema complejo que el cerebro y el sistema nervioso no pueden”, dijo Burrows. “Esto enfatiza la importancia de considerar las propiedades del esqueleto en cómo se produce el movimiento”.

“Por lo general pensamos en los engranajes como algo que vemos en la maquinaria diseñada por humanos, pero hemos descubierto que eso es sólo porque no nos hemos fijado lo suficiente”, agregó el coautor Gregory Sutton, ahora en la Universidad de Bristol.

“Estos engranajes no están diseñados, sino evolucionados, representando una maquinaria de alta velocidad y precisión desarrollada para la sincronización en el mundo animal”.

Científicos revelaron que cada tira de engranaje encontrada en el Issus tenía aproximadamente 400 micrómetros de largo, teniendo entre 10 y 12 dientes. Además, ambos lados del engranaje, en cada pata, contienen el mismo número, dando como resultado una relación de engranaje de 1: 1.


Fuente: Universidad de Cambridge

Referencia adicional: Funcionamiento de los «engranajes mecánicos» vistos en la naturaleza por primera vez


Source: University of Cambridge

Additional reference: Functioning ‘mechanical gears’ seen in nature for the first time

Loading...

Unete a la conversacion