Científicos implantan con éxito la memoria de un caracol en el cerebro de otro

Tal como lo explica Live Science, los investigadores han logrado “succionar” la memoria de un caracol e implantarlo en otro caracol, en un logro científico revolucionario.

Según un nuevo estudio, hay evidencia de que al menos una pequeña parte de nuestra memoria está almacenada dentro del código genético. Los científicos explican que su experimento ha demostrado que ciertos recuerdos están realmente codificados dentro de las moléculas que componen la maquinaria genética de un organismo.

Si viviéramos en un mundo como el descrito en la Matrix, aprender cosas nuevas sería tan fácil como descargarlas al cerebro.

Algo similar ha sucedido en un laboratorio de Los Ángeles.

Un grupo de investigadores ha logrado transferir la memoria de un caracol entrenado a la mente de un desentrenado. En otras palabras, los científicos han encontrado una forma de eliminar la memoria de un animal e implantarla en otra, haciendo que el segundo animal recuerde cosas que solo el primero conocía.

La hazaña revolucionaria se llevó a cabo mediante una inyección de ácido ribonucleico (ARN), un elemento conocido como “mensajero celular” que desempeña varias funciones importantes, como la codificación de proteínas.

Para su experimento, los biólogos usaron caracoles de la especie Aplysia. Los científicos aplicaron cargas eléctricas a la cola de los animales, lo que hace que las señales se envíen a través de su sistema nervioso simple. Finalmente, las pequeñas aletas carnosas que cuelgan de sus pequeñas barrigas de caracol se retraen, explica LiveScience.

Una ilustración del artículo de Glanzman muestra la transferencia de ARN de un caracol a otro. Crédito de la imagen: David Glanzman / UCLA

Ahora, si expone el caracol a descargas eléctricas de forma regular, el animal recordará que está siendo cargándose frecuentemente, lo que hará que sus parapodios se retraigan por períodos de tiempo más largos. Los científicos explican que es un comportamiento simple que se basa en un recuerdo.

En su estudio científico publicado en el Journal eNeuro, los científicos de UCLA demostraron que pueden “succionar” con éxito la memoria de un caracol en forma de ARN y pegarlo en otro.

Sorprendentemente, los caracoles que recibieron el ARN de los caracoles que habían sido atacados comenzaron a comportarse como si ellos mismos hubieran pasado por esa experiencia y experimentaron retracciones que duraron alrededor de 40 segundos.

Este avance puede ayudar a los humanos, dicen los expertos.

Según los científicos, la investigación con ARN podría ayudar en el tratamiento de personas con recuerdos traumáticos e incluso en la restauración de las pérdidas de memoria.


El estudio completo fue publicado en el Journal eNeuro.

Crédito de la imagen destacada: Wikimedia Commons