Diamantes encontrados dentro del meteorito pertenecían a un planeta perdido en nuestro sistema solar

Un estudio publicado hoy en Nature Communications sugiere que los diamantes atrapados en un raro meteorito llamado ureilita son evidencia de planetas perdidos hace mucho tiempo dentro de nuestro sistema solar. Se cree que estos diamantes en particular se originaron dentro de un objeto del tamaño de Marte.

Restos de diamantes detectados en fragmentos del meteorito Almahata Sitta (2008 TC3) -un objeto de casi cuatro metros de diámetro que se quemó a unos 37 kilómetros sobre el desierto de Nubia hace una década- revela que la bola de fuego pudo haber sido parte de un antiguo planeta de el Sistema Solar que ha desaparecido hace mucho tiempo.

Según los autores del estudio publicado en Nature Communications, los diamantes encontrados en los fragmentos que se dispersaron en la superficie requieren enormes presiones para formarse, solo compatibles con el nacimiento de un objeto planetario.

Los investigadores han calculado que la formación de tales cristales requiere una presión superior a 20 gigapascales, lo que sugiere que el supuesto planeta perdido debería haber sido tan grande como Mercurio o incluso Marte.

Aquí en la Tierra, la mayoría de los diamantes se forman alrededor de solo 4.5 gigapascales.

(Nabiei et al./Nature Communications)

Diamantes, planetas y Ureilitas

Las teorías dicen que estos pequeños diamantes se pueden formar de tres maneras diferentes: mediante la creación de ondas de choque en los impactos entre los objetos en el espacio, mediante un proceso químico o debido a las altas presiones presentes en los planetas.

Hasta ahora, los científicos se preguntaban cómo se habían formado las ureilitas de «2008 TC3».

Los investigadores, dirigidos por los científicos planetarios Farhang Nabiei, de la École Polytechnique Fédérale de Lausanne, un instituto de investigación en Suiza, estudiaron las inclusiones de diamantes dentro del meteorito y descubrieron que contenía cristales de diamante individuales relativamente grandes de hasta 100 μm que no podrían haberse formado bajo un evento de impacto, debido a la breve duración de dicho evento, que no daría tiempo a que se formen cristales tan grandes.

Normalmente hablamos de telescopios [para estudiar el espacio]. Aquí estamos hablando del pasado, entonces es diferente. Aquí usamos el microscopio electrónico “, dijo Farhang Nabiei.

Evidencia de un planeta perdido hace tiempo

Antes de que termines con los nueve planetas, tienes una población de cuerpos más grandes de unos miles de kilómetros de tamaño -de Mercurio a Marte, como diría yo- que estaban poblando el sistema solar“, dijo el profesor Philippe Gillet, un geofísico del Ecole Polytechnique Federale de Lausanne (EPFL), le dijo a The Independent.

Estos ‘proto-planetas’ estaban colisionando entre sí, formando los planetas que conocemos hoy. Estos fueron los bloques de construcción “.

Los científicos siempre han considerado que durante el nacimiento del Sistema Solar podrían haber existido muchos otros planetas, algunos de ellos apenas formados por masas fundidas de magma.

Por ejemplo, se cree que uno de estos embriones planetarios, como el famoso planeta Theia, colisionó con un joven planeta Tierra y creó una gran masa de escombros que finalmente dio origen a la Luna.

Aunque esta es la primera evidencia convincente para un cuerpo tan grande que ha desaparecido desde entonces, su existencia en el Sistema Solar temprano ha sido predicha por modelos de formación planetaria“, escribieron los investigadores en su artículo.

Los cuerpos del tamaño de Marte eran comunes, y se acrecentaron para formar planetas más grandes, o colisionaron con el Sol o fueron expulsados ​​del sistema solar.

Este estudio proporciona evidencia convincente de que el cuerpo parental de ureilita era un gran planeta ‘perdido’ antes de ser destruido por colisiones“.


Fuente:

Un gran cuerpo planetario inferido de inclusiones de diamante en un meteorito de ureilita

Referencia:

Diamantes encontrados en un meteorito que una vez perteneció a un planeta perdido en nuestro sistema solar

Meteorito lleno de diamantes del “planeta perdido” …