Investigadores se preparan para explorar “laberintos” submarinos ubicados debajo de la pirámide mexicana

120 0
120 0

Arqueólogos han comenzado a explorar el antiguo templo maya de Kukulcan y otras ruinas de Chichén Itzá como nunca antes, utilizando un radar especialmente modificado para buscar pasajes y cámaras ocultas.

Al igual que los expertos en Egipto están explorando el interior de diferentes pirámides utilizando equipos especiales como detectores de radar y muónes penetrantes en el suelo, los arqueólogos de México han comenzado a explorar el antiguo sitio de Chichén Itzá con herramientas avanzadas.

La pirámide escalonada, también conocida como El Castillo, o la Pirámide de Chichén Itzá fue construida hace miles de años por los itzáes mayas.

Los investigadores están estableciendo actualmente lo que se considera como el estudio más completo del monumento en los últimos 50 años.

Los expertos utilizarán, entre otras tecnologías de vanguardia un radar GPR de penetración en el suelo para localizar pasajes y cámaras de manera no invasiva.

Además, se montarán varios sonares en kayaks para explorar los cenotes que decoran el paisaje circundante e identifican los sistemas de agua subterránea.

Algo de esta magnitud nunca ha sido probado, pero estamos convencidos de que nos ayudará a entender este sitio de una manera que no era posible antes“, dice Guillermo de Anda, arqueólogo subacuático del Instituto Nacional de Antropología e Historia de México y director del Gran Proyecto Acuífero Maya. “Con esta información, creo que vamos a descubrir de manera concluyente si las leyendas locales de un submundo elaborado son verdaderas“.

Cuando las Leyendas se convierten en realidad

Las leyendas mayas hablan de los laberintos de agua situados profundamente debajo de la pirámide de Kukulkan, y se sospecha que hay cámaras ocultadas en el mismo corazón de la estructura.

Loading...

Los antiguos mayas consideraban cuevas, túneles, sumideros naturales, aka centos que tenían una gran conexión con los Dioses y creían que cualquier cosa que abarcara desde la fertilidad hasta la lluvia, y el relámpago se originó en el ‘submundo’.

En la lengua maya, Chichén Itzá significa “boca del pozo de los itzaes“, refiriéndose al Cenote Sagrado, el gran pozo natural que los antiguos habitantes de Yucatán consideraban una de las entradas principales al inframundo, hogar de numerosos dioses .

Además, el nombre del sitio alude a los itzaes, poderosos señores mítico-históricos de la antigua ciudad durante el tiempo de su crecimiento y apogeo.

El ingeniero Corey Jaskolski escanea la entrada del Cenote de Holtun en Chichén Itzá.

El cenote sagrado de Chichén Itzá fue considerado uno de los lugares más importantes de peregrinación en la cultura maya y peregrinos de lugares de América Central como Piedras Negras llegaron a menudo a Chichén Itzá.

Los investigadores esperan que la tecnología de escaneo láser y la fotogrametría ayuden a revelar tales cámaras creando un mapa tridimensional preciso del área, tanto por encima como por debajo del suelo.

En la primera semana, la exploración de sonar ya ha descubierto dos cuevas sumergidas y un par de cuevas secas, una de las cuales contiene el petroglifo de una mujer.

Por otra parte, el GPR encontró “una serie de anomalías” detrás de las paredes del templo y bajo el piso del trono del Jaguar Rojo, en las entrañas de la estructura.

“Necesitamos esperar un poco para procesar todos los datos y obtener una mejor interpretación de lo que esto significa”, explicó Corey Jaskolski, ingeniero de National Geographic.

“Creo que este enfoque nos dirá mucho sobre los secretos que la pirámide todavía esconde.”

Los investigadores también utilizarán el dron “LIDAR” (detección de luz y alcance) y sensores térmicos para penetrar el denso follaje en Yucatán y localizar los sumideros naturales.

Loading...

Unete a la conversacion