Jugando a Dios: Científicos crean un embrión artificial y lo insertan con éxito en el útero

La edición genética es como jugar a ser Dios.

Un equipo de científicos de la Universidad de Maastricht ha desarrollado un embrión que utiliza células madre diferentes de los espermatozoides y los óvulos y ha logrado transferirlo con éxito al útero de los ratones. Los investigadores detallan su estudio en un artículo publicado en la revista Nature.

Los investigadores lograron atravesar con éxito todo el proceso por primera vez y esperan que este trabajo ayude a comprender cómo se forma la placenta y cómo se implanta el embrión en el revestimiento del útero.

Cuando se transfieren en el útero, las esferas celulares, obtenidas a partir de dos tipos de células madre de roedores, activan mecanismos de adaptación similares a los observados durante la implantación en la pared uterina.

Si bien estas estructuras embrionarias tempranas no evolucionaron al estado de los embriones maduros, sirvieron como modelo para estudiar el desarrollo del embrión en sus inicios, una etapa aún poco comprendida en la ciencia.

Unos días después de la fecundación, el óvulo de mamífero normalmente se desarrolla en un blastocisto, que corresponde al embrión en las primeras etapas de su desarrollo.

Embriones artificiales cultivados en el laboratorio.

Se convierte en una estructura esférica compuesta de una capa de células externas (la futura placenta) que rodea una cavidad llena de líquido que contiene una masa de células embrionarias.

El fracaso del desarrollo del embrión se debería a la ausencia de un tercer tipo de células “que tiene un papel esencial en la estructuración del embrión y que está mal producido por las células madre embrionarias”, dice la profesora Robin Lovell-Badge.

La obtención de resultados comparables con las células humanas sigue siendo un gran desafío para los investigadores que deseen crear embriones humanos de esta manera.

Sin embargo, esto plantea una serie de preguntas éticas, que generan dudas sobre si nosotros, como sociedad, deberíamos aventurarnos en lo desconocido.

También es digno de mención que los ratones y los humanos son muy diferentes, y esto plantea una serie de preguntas como; ¿Un útero humano respondería de la misma manera a estos blastoides?

Esa es una respuesta que los científicos aún están buscando. A pesar de esto, los descubrimientos que arroja podrían conducir a grandes mejoras médicas.

Clonación de seres humanos

El profesor Nicholas Rivron de la Universidad de Maastricht, líder del grupo de investigación, cree que un embrión desarrollado podría crearse en solo tres años más, sin embargo, un embrión humano tomará décadas de pruebas.

Por primera vez, podemos estudiar estos fenómenos con gran detalle y realizar pruebas de detección de drogas para encontrar medicamentos que puedan prevenir la infertilidad, encontrar mejores anticonceptivos o limitar la aparición de marcas epigenéticas que aparecen en el blastocisto y provocan enfermedades durante la vida adulta. “Rivron le dijo a Research Gate.

Los embriones son muy valiosos, pero es imposible usarlos para detectar medicamentos que podrían ayudar con la fertilidad sin suficientes. Con los blastocistos artificiales podemos ampliar los números y, finalmente, llegar a comprender por qué algunos embriones no se implantan“, explica Rivron.

No creo en el uso de blastocistos para la reproducción humana. Sería clonar a alguien que ya está vivo. Es éticamente muy cuestionable“, agregó el profesor Rivron en una conversación con Mail Online.

La profesora Robin Lovell-Badge del Instituto Francis Crick en Londres dijo que si bien el desarrollo puede considerarse un avance en la ciencia, es un alivio que aún no se puede utilizar para crear, por ejemplo, un grupo de humanos genéticamente idénticos. “Incluso sería ilegal, al menos en el Reino Unido, implantar embriones en una mujer“, concluyó.


Referencias:  Research GateNature