La ciudad perdida de los Césares – Patagonia la tierra mística

La Ciudad de los Césares, también conocida como la Ciudad Encantada de la Patagonia, Ciudad Errante, Trapalanda, es una ciudad mítica y perdida de Sudamérica, que se supone que se encuentra en algún lugar del Cono Sur (se dice que existe en un valle cordillerano de Patagonia entre Chile y Argentina).

La Ciudad de los Césares era como Atlantis, Lemuria y Mu entre otros, una ciudad que muchos exploradores y aventureros buscaban.

A pesar de que solo existe en las leyendas, muchas personas se propusieron buscar esta tierra perdida durante la colonización de Sudamérica. Aquellos que partieron en busca de la ciudad nunca encontraron evidencia de que existiera alguna vez, aunque los informes de su existencia circularon por más de doscientos años.

En 1766, un jesuita, el padre José García Alsue, exploró el área ahora parte del Parque Nacional Queulat en la Región de Aysén, Chile, buscando infructuosamente la Ciudad de los Césares.

The Legednary City of Cesares
Recreación idealizada de la búsqueda de “Ciudad de la Patagonia”. La Ciudad de Los Césares. Óleo sobre lienzo montado en un panel. 27 1/2 x 39 3/8 in [2010] Autor: Guillermo Muñoz Vera. Crédito de la imagen: Wikimedia Commons. CC BY-SA 4.0
Las historias sobre la ciudad dicen que estaba llena de riquezas increíbles.

Las diferentes versiones emiten diferentes líneas de tiempo e historias fundamentales. Algunos dicen que fue fundado por españoles (náufragos o exiliados) y / o por los mitimaes incas; y que estaba lleno de riquezas, principalmente oro y plata.

Su ubicación, un misterio envuelto en más … misterio.

Al menos una de las muchas descripciones indica que la misteriosa ciudad estaba ubicada entre dos montañas, en algún lugar de las montañas de los Andes, una de oro y otra de diamantes.

La leyenda dice que la ciudad está oculta a la vista.

Según la creencia popular, la ciudad permanece hasta el día de hoy, rodeada por una niebla impenetrable que la mantiene oculta a los ojos de los viajeros, exploradores y cualquiera que busque encontrarla. Se dice que permanecerá oculto hasta el final de los tiempos en que aparecerá revelando su presencia a los incrédulos y escépticos.

Una de las leyendas más populares sobre la Ciudad de los Césares se basa principalmente en la fusión de cuatro historias independientes.

La primera referencia sobre su existencia aparece con la expedición llevada a cabo por el Capitán Francisco César en 1528, en el marco de un gran avance dirigido por Sebastián Gaboto en busca de la legendaria Sierra de la Plata.

Gaboto había dejado el viejo continente en 1526 con la misión original de llegar a las Molucas, cruzando el estrecho de Magallanes.

Sin embargo, durante su escala en Pernambuco (Brasil), la expedición escuchó las primeras versiones de una tierra rica en el interior de América del Sur a la que se podía acceder a través de un gran estuario ubicado más al sur.

Oro e incalculables riquezas, lo que llevó a los exploradores y aventureros a la locura

En Santa Catarina, Gaboto se puso en contacto con Melchor Ramírez y Enrique Montes, naufragado de la expedición de Juan Díaz de Solís al Río de la Plata en 1516.

Confirmaron los rumores y le mostraron a Gaboto una cantidad de metales preciosos.

Ramírez y Montes hablaron de la saga de Alejo García, otro náufrago de la expedición de Solís que supuestamente se había aventurado en las profundidades del continente a las tierras del Rey Blanco (Imperio Inca), donde se encontraba la supuesta Sierra de la Plata (Cerro Rico de Potosí) fue localizado.

Según esta historia, García había encontrado grandes riquezas en el actual altiplano boliviano, aunque finalmente terminó siendo asesinado por los indios Payaguas en su camino de regreso a la costa atlántica.

Todas estas historias (y metales preciosos) convencieron a Gaboto de abandonar la misión original en busca de las prometedoras riquezas sudamericanas de la Sierra de la Plata.

Vale la pena mencionar que para entonces los españoles desconocían la existencia del Imperio Inca, que solo sería descubierto por Francisco Pizarro en 1528.

Descubriendo lo indestructible

Cuando Gaboto ingresó al Río de la Plata, la expedición se puso en contacto con un hombre llamado Francisco del Puerto, el único superviviente de la tripulación que había puesto un pie en tierra firme con Solís en 1516.

Del Puerto, que había establecido un vínculo con los indios, confirmó los rumores sobre Sierra de la Plata y se unió al avance español como guía e intérprete.

Aguas arriba, en el cruce del Paraná con los ríos Carcaraña, Gaboto decidió erigir el fuerte de Sancti Spiritu (1527), convirtiéndose en el primer asentamiento europeo en la cuenca del Río de la Plata que serviría de base para la conquista de la región .

La expedición de Sebastián Gaboto a la Sierra de la Plata sufrió sus primeros reveses cuando, a la altura del río Paraguay, la fuerza de la corriente del río impidió que la expedición continuara su viaje.

Finalmente, se decidió enviar un avance bajo el mando de Miguel de Rifos que fue emboscado por los indios a la altura del río Pilcomayo.

Enfrentado a reveses insolubles, Gaboto decidió regresar a Sancti Spiritu para reorganizar sus fuerzas.

Mientras se hacían los preparativos para volver al Río Paraná hacia el norte, el Capitán Francisco César solicitó y obtuvo autorización para realizar su propia exploración, junto con pocos hombres, y viajó desde Sancti Spiritu hacia el oeste, un viaje que marcaría el comienzo de la leyenda de la Ciudad de los Césares.

Finalmente, poco después, los nativos de la región terminaron por destruir el fuerte español, lo que obligó a Gaboto a aceptar su derrota y viajar de regreso a España.

Además del hecho de que aprendieron sobre muchas leyendas que hablan de innumerables riquezas en las tierras del sur, la expedición dirigida por Gaboto sirvió principalmente para consolidar la leyenda de la Sierra de la Plata en Europa, así como para consolidar el rumor de que en alguna parte, cerca de allí, existía una ciudad perdida llena de riquezas conocida como la Ciudad de los Césares.

La historia de César fue difundida por Ruy Díaz de Guzmán, quien agregó a la historia historias fantásticas.

El mito de la Ciudad de los Césares, similar al de El Dorado y otras legendarias ciudades perdidas de Sudamérica, ha sido tema de inspiración para las obras literarias.

Cuando varias historias se unen como una

Con el paso de los años, estas historias diferentes se fusionaron en una que presentaba elementos fantásticos de la tradición europea.

Lo mítico fue reconocido entre muchos como una ciudad extremadamente rica en la que sus habitantes (que se llamaban los Césares) eran descendientes de españoles y nativos (que acompañaron a sus antepasados ​​españoles); que juntos fundaron esta mítica ciudad en un lugar desconocido.

Por lo tanto, la fusión de varias historias sobre una ciudad mítica finalmente resultó en una leyenda de la mítica ciudad ubicada en un área desconocida escondida en el valle cordillerano de la Patagonia entre Chile y Argentina.

Así es como la leyenda de la mítica Ciudad de los Césares se convertiría en parte de la mitología de América del Sur, y también daría lugar a otras ciudades con innumerables riquezas como “El Dorado” y “Paititi“.


Crédito de la imagen destacada: JJcanvasJorge Jacinto