La misteriosa “Cueva de los Tayos” – hogar de una antigua biblioteca METÁLICA


La cueva está formada por bloques masivos de piedra que parecen haber sido cortados usando algún tipo de maquinaria avanzada hace decenas de miles de años. Cuenta con cortes de precisión y superficies extremadamente bien pulidas que muchos autores creen son huellas dejadas por una avanzada civilización antigua. Además, se dice que la cueva era hogar de una BIBLIOTECA METÁLICA. Se dice que algunas de las placas metálicas recuperadas de la cueva se exhibieron en el museo del Padre Crespi en Ecuador.



La misteriosa Cueva de Los Tayos -que fue descubierta en 1860- y que lleva el nombre de un pájaro del mismo nombre -Tayos / Petrolíferos (Steatornis caripensis), es considerada por muchos autores y exploradores uno de los mayores enigmas de las Américas y muchos coinciden en que la verdad escondida dentro de la cueva nos obligará a reescribir completamente la historia de la humanidad. Hay algunos autores que afirman que la Cueva de los Tayos registra una historia antigua que tuvo lugar en la Tierra que remonta en el tiempo a 250,000 años.

Aún hoy, la cueva de los Tayos (Morona Santiago, al sureste de Ecuador) sigue siendo la obsesión de muchos exploradores que buscan encontrar en su interior la respuesta al enigma que rodea los bloques colosales de piedra que componen las paredes y techos de la cueva.

El propio Neil Armstrong fue parte de una gran expedición que en 1976 exploró la Amazonía ecuatoriana. El interés en la cueva continúa y tres documentales se sumergen en sus misteriosos túneles para tratar de arrojar luz sobre los innumerables enigmas que la rodean.



Pero volvamos a lo básico.

La cueva se encuentra en la selva alta virgen a 2 km al sur del río Santiago ya 800 metros al este del río Coangos (Kuankus); Según la última medición en 2012 con el altímetro GPS, se encuentra a 539 m sobre el nivel del mar.

Entrar en la cueva es algo fácil. Para acceder a las cámaras misteriosas de la cueva, hay que bajar 87 metros de descenso por un primer nivel y otros 25 hasta la entrada de los túneles “.

La leyenda de Tayos



La leyenda está en los grandes bloques megalíticos de piedra -que están pulidos y cortados con precisión láser- que componen algunas de las habitaciones de la cueva y las numerosas y misteriosas placas metálicas grabadas con escritura ideográfica de las cuales el investigador húngaro -argentino Juan Moricz – habló en los años sesenta.

La mejor evidencia de los misteriosos lugares metálicos se remonta al salesiano italiano Carlos Crespi Croci, que había explorado la zona en la década de 1940 y había adquirido de los indios shuar algunos de los objetos que supuestamente habían retirado de la cueva.

Varias piezas fueron entregadas al padre Crespi como agradecimiento por los miembros de la comunidad Shuar y se mantuvieron en el Museo Privado de Carlos Crespi Croci en Cuenca (Ecuador). De estos objetos, quedan sólo unas pocas fotografías y videos, ya que la mayoría fueron vendidos y otros robados después de un incendio en 1962. Después del incendio, no quedó nada en el museo, ni siquiera piezas de cerámica que seguramente hubieran resistido al fuego .

Desde su muerte en 1982, no se sabe nada de las placas, sólo el testimonio y los escritos e imágenes limitadas de Crespi con objetos.

En 1973, Erich Von Daniken escribió sobre la estructura enigmática en la que los libros fueron hechos de metal y que la región cercana a la cueva -y la cueva misma- eran evidencia de una civilización extremadamente avanzada, si no extraterrestre.

Se dice que el autor Juan Moricz encontró signos de una civilización antigua muy desarrollada dentro de la Cueva. En una declaración jurada firmada el 8 de julio de 1969, habló de su encuentro con el presidente ecuatoriano, donde recibió una concesión que le permitió el control total de este descubrimiento, siempre que pudiera producir evidencia fotográfica y un testigo independiente que corroborara el descubrimiento del metro red. Varios periódicos informaron sobre la expedición que Moricz había organizado, escribe el autor Philip Coppens.



Según Moricz, la Biblioteca Metálica de la Cueva de los Tayos registra una historia antigua que tuvo lugar en la Tierra y que remonta en el tiempo hace 250,000 años.

En 1972, Moricz se reunió con von Däniken y lo llevó a una entrada lateral secreta a través de la cual podían entrar en un gran salón dentro del laberinto. Al parecer, von Däniken nunca llegó a ver la biblioteca en sí, sólo el sistema de túneles.

Von Däniken incluyó el evento en su libro El oro de los dioses:

Los pasajes forman ángulos rectos perfectos, a veces son estrechos, a veces anchos, las paredes son lisas ya menudo parecen estar pulidas, los techos son planos ya veces parecen cubiertos con una especie de esmalte … Mis dudas sobre la existencia de los túneles subterráneos se desvaneció como por arte de magia y me sentí tremendamente feliz. Moricz dijo que pasajes como aquellos a través de los cuales íbamos extendidos por cientos de millas bajo el suelo de Ecuador y Perú “.

Como resultado de las afirmaciones publicadas en el libro de von Däniken, una investigación de Cueva de los Tayos fue organizada por Stan Hall de Gran Bretaña en 1976. Una de las exploraciones de cuevas más grandes y caras jamás emprendidas, incluyó a más de cien personas, incluyendo a expertos en una variedad de campos, militares británicos y ecuatorianos, un equipo de filmación y el ex astronauta Neil Armstrong. ¿Por qué habría viajado Neil Armstrong -que había regresado de la luna hace poco entonces- con una expedición a una remota cueva en la amazonía ecuatoriana?


Neil Armstrong dentro de la cueva en 1976.

El equipo también incluyó a ocho cavadores británicos experimentados que exploraron a fondo la cueva y realizaron una investigación precisa para producir un mapa detallado de la cueva. No había pruebas de las reivindicaciones más exóticas de Von Däniken, aunque algunas características físicas de la cueva se aproximaban a sus descripciones y se encontraron algunos elementos de interés zoológico, botánico y arqueológico. El investigador principal se reunió con la fuente indígena de Moricz, quien afirmó que habían investigado la cueva equivocada y que la verdadera cueva era secreta

La expedición británica extrajo cuatro grandes cajas de madera selladas sin exponer a los propietarios (los Shuar) su contenido, el asunto terminó (según un investigador español) con tiros disparados entre los Shuar y la expedición inglesa.

Las huellas más antiguas de hábitat en las cuevas datan del período paleolítico superior (48,000 -12,000 AC), donde la cueva proporcionó protección durante el final de la glaciación.

Aproximadamente 9000 AC, la civilización abandona la cueva gracias a la mejora del clima de la Tierra y se mueven hacia el sur hacia partes de Perú y el norte de Chile.



 

 

En la era Neolítica, se cree que la cueva había sido habitada desde el 3000 AC. Por una civilización pre-shuar, que ya estaba utilizando artefactos de cerámica, evidencia de que podemos encontrar en la Universidad de Munich, que incluso realizó datación por radiocarbono. Aproximadamente alrededor de 1500 AC. Los primeros Shuar comienzan a instalarse en el área y se funden con los nativos de la cueva. Los Shuar custodian la cueva con gran respeto y creen que descansan los espíritus de sus antepasados.

Hasta la fecha, no hay pruebas fiables de la veracidad de esta biblioteca de metales.

Las únicas cosas recuperadas de la cueva -que se encuentran en reposo en la Universidad Católica de Quito- son varias piezas arqueológicas y restos de una cáscara llamada spondylus, que fue especialmente valiosa para las culturas primitivas de la costa ecuatoriana.

Curiosamente, el arquitecto e historiador Melvin Hoyos, Director de Cultura y Desarrollo en el Municipio de Guayaquil tuvo algunas cosas muy interesantes que decir sobre la cueva:

Para empezar, creo que la cueva de los Tayos no es una cueva, sino una obra de la mano del hombre, no hay nada en la naturaleza que pueda parecerse a la Cueva de los Tayos. Tiene el techo a 90 grados con respecto a la pared. Es muy similar a otros túneles de características similares y edad en otras partes del mundo, lo que nos lleva a pensar que antes de la glaciación de Wisconsin había una red de túneles en el planeta, pero para aceptar esto tendría que aceptar la existencia -antes de dicha glaciación- de una civilización altamente desarrollada “.




Referencia:

Erich von Däniken, “El oro de los dioses” -1974

Todas las imágenes conservan los derechos de autor de sus propietarios originales.