La NASA está planeando el primer viaje interestelar en la historia para buscar alienígenas

La NASA ha puesto sus miras en Alpha Centauri, la estrella más cercana a nuestro Sistema Solar, y quiere que la misión tenga lugar en 2069 y busque señales de vida alienígena.

Después de llegar a la luna (nuevamente) y llegar a Marte, la agencia espacial estadounidense quiere convertir a la humanidad en una especie interestelar.

A pesar de que la “misión” aún no tiene nombre y la mayoría de la tecnología necesaria para llevarnos allí ni siquiera existe, la fecha de lanzamiento proyectada coincidiría con el centenario de la llegada de la humanidad a la Luna.

La NASA aún debe desarrollar la tecnología necesaria para viajar a Alpha Centauri en un tiempo razonable. Crédito de la imagen: Shutterstock

Inicialmente, los científicos dicen que se necesitaría una nave espacial que necesitaría viajar a un mínimo del 10 por ciento de la velocidad de la luz para llevarnos allí.

La constelación Alpha Centauri se encuentra a 4.4 años luz de distancia, e incluso si se alcanzara una décima parte de la velocidad de la luz, podríamos visitar el sistema estelar después de un viaje de 44 años, llegando a nuestro vecino más cercano en 2113.

Esto significa que necesitamos aumentar nuestro juego tecnológico. Para que la humanidad se convierta realmente en una especie interestelar, colonizar otros planetas y lunas, primero en nuestro sistema solar, debemos desarrollar una tecnología que sea asequible, reutilizable y rápida. Realmente rápido.

Según el New Scientist, la NASA está considerando enviar diminutas sondas accionadas por láser que, en teoría, pueden viajar a una cuarta parte de la velocidad de la luz. Otras técnicas en consideración incluyen el uso de reacciones nucleares, o mediante colisiones entre antimateria y materia.

Sin embargo, hay otras opciones que los expertos considerarán. Pero, el tiempo pasa, por lo que la NASA necesitará toda la ayuda que pueda para hacer un viaje a Alpha Centauri una realidad.

Tal vez la mejor manera de comenzar su viaje a nuestro vecino cósmico más cercano es desarrollando una tecnología que nos lleve a Marte en cuestión de semanas, y luego días.

Llegar a Marte y crear un sistema de transporte entre los dos planetas podría servir como punto de partida para una mayor tecnología en desarrollo, y haría que viajar a Marte fuera algo rutinario.

Según lo informado por Newsweek, la misión revolucionaria de la NASA en 2069 visitará Próxima B, un planeta que fue descubierto no hace mucho tiempo y que puede ser un mundo muy similar a la Tierra. Curiosamente, el gerente de Innovation Foundry en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, Anthony Freeman, calificó todo el proyecto como “muy nebuloso”.

Proxima Centauri B es un exoplaneta que orbita en la zona habitable de la estrella más cercana al Sol: la estrella enana roja Proxima Centauri, que se encuentra en un sistema de triple estrella. El planeta, que ha sido aclamado como el gemelo de la Tierra en el pasado, se encuentra a unos 4,2 años luz de la Tierra, lo que lo convierte en el exoplaneta más cercano conocido al Sistema Solar.

En comparación, la única nave espacial artificial que ha llegado al espacio interestelar es la Voyager-1, que actualmente viaja a MENOS del 1 por ciento del 1 por ciento de la velocidad de la vida, informa Newsweek.

Si el Voyager-1 tuviera la capacidad de viajar a un 10 por ciento de la velocidad de la luz, llegaría a Alpha Centauri en aproximadamente 44 años.