La sonda espacial Voyager 1 de la NASA enciende sus propulsores después de casi 40 años

Durante casi 40 años, los propulsores del Voyager 1 permanecieron inactivos hasta que los científicos de la NASA los activaron en noviembre de 2017. Se espera que esta ‘operación’ prolongue la vida útil de la nave Voyager 1 en dos o tres años,

La sonda Voyager 1 de la NASA ha respondido a las órdenes de los ingenieros a una distancia de 20 mil millones de kilómetros en el espacio interestelar.

Los ingenieros de la NASA conectaron con éxito los propulsores del Voyager 1 después de permanecer inutilizados durante casi 40 años. Esta operación extenderá la vida útil de la sonda espacial hasta tres años más.

Los ingenieros de la NASA dicen que es como encender el motor de un automóvil que ha pasado décadas en un garaje, pero en una nave espacial ubicada en el espacio interestelar.

Estas aqui, Voyager: el concepto de este artista pone enormes distancias del sistema solar en perspectiva. La barra de escala se mide en unidades astronómicas (AU), con cada distancia establecida más allá de 1 AU que representa 10 veces la distancia previa. Cada AU es igual a la distancia del sol a la Tierra. El Voyager 1 tardó desde 1977 hasta 2013 en llegar al borde del espacio interestelar. Crédito de la imagen: NASA / JPL-Caltech

Los ingenieros de la NASA han activado con éxito los propulsores a bordo del Voyager 1, el primer objeto humano que ha logrado viajar más allá del Sistema Solar, después de 37 años sin usarlos.

Gracias a esta operación, llevada a cabo a 20,000 millones de kilómetros de distancia, la sonda podrá extender su vida útil entre dos y tres años.

Esta sonda espacial, la más lejana y rápida que la NASA tiene actualmente en funcionamiento, es el único objeto creado por el hombre en el espacio interestelar, la atmósfera entre las estrellas.

En vuelo durante casi 40 años, la sonda tiene pequeños dispositivos llamados impulsores para orientarse y comunicarse con la Tierra.

Estas hélices disparan diminutos pulsos, que duran solo milisegundos, para girar sutilmente la nave espacial de modo que su antena apunta a nuestro planeta.

Ahora, el equipo de Voyager puede usar un conjunto de cuatro accesorios de respaldo, inactivos desde 1980.

“Con estos propulsores que siguen funcionando después de 37 años sin uso, podremos extender la vida útil de la nave espacial Voyager 1 en dos o tres años”, dijo Suzanne Dodd, gerente de proyecto de Voyager en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California.

Los científicos de la NASA han notado que, desde 2014, los propulsores de la nave espacial utilizados para orientarlo, llamados “impulsores de control de actitud“, se han estado degradando.

Esto significa que con el tiempo, los propulsores de la nave espacial requerirán más ‘soplos‘ para emitir la misma energía.

Y, lamentablemente, a una distancia de 13 mil millones de millas de la Tierra, no hay una tienda mecánica cerca para hacer una puesta a punto.

Para resolver el problema y prolongar la vida de la nave espacial, la NASA reunió un equipo de “expertos en propulsión” para estudiar el problema y encontrar una solución.

Chris Jones, Robert Shotwell, Carl Guernsey y Todd Barber analizaron diferentes opciones y predijeron cómo el Voyager 1 respondería en diferentes escenarios.

Después de estudiar cuidadosamente varias opciones, el equipo acordó una solución inusual: intentar dar el trabajo de orientación a un conjunto de propulsores que habían estado dormidos durante 37 años, explica la NASA.

El equipo de vuelo del Voyager desenterró datos de hace décadas y examinó el software que estaba codificado en un lenguaje ensamblador obsoleto, para garantizar que pudiéramos probar los propulsores de forma segura“, dijo Jones, ingeniero jefe del JPL.

El 28 de noviembre de 2017, los científicos de la NASA activaron cuatro propulsores de TCM que habían permanecido inactivos durante 27 años. Después de esperar ansiosamente para ver si el plan había funcionado, el 29 de noviembre de 2017, el equipo supo que los propulsores TCM funcionaban perfectamente, y tan bien como los impulsores de control de actitud, informa la NASA.

El equipo Voyager se entusiasmó cada vez más con cada hito en la prueba de propulsión. El ambiente fue de alivio, alegría e incredulidad después de presenciar cómo estos propulsores bien descansados ​​levantaban el bastón como si no hubiera pasado el tiempo “, dijo Barber, un ingeniero de propulsión JPL.


Fuente: NASA

Crédito de Imagen Destacada: NASA/JPL-Caltech