Prohodna, la cueva búlgara y los ojos de Dios

Si viajamos por el norte de Bulgaria, y su provincia de Lovech, encontraremos que hay una hermosa garganta llamada Iskar, muy cerca del pueblo de Karlukovo, y en ella, atravesando una montaña de piedra caliza, encontramos el llamado Ojos de Dios.

Es una cueva fascinante que es perfecta para los amantes de la fotografía, pero también para aquellos que quieren presenciar de primera mano, los llamados Ojos de Dios.

La región donde se encuentra la cueva ha estado sujeta durante milenios a la acción kárstica, es decir, a la erosión química producida por el agua en ciertos tipos de rocas solubles, que han configurado el paisaje y excavado galerías subterráneas y grutas naturales produciendo un paisaje característico, a diferencia cualquier otro en cualquier parte del mundo.

La cueva de Prohodna. Crédito de la imagen: Wikimedia Commons.

Si bien encontramos muchas otras cuevas, en este artículo echamos un vistazo a la cueva de Prohodna, que tiene una longitud de hasta doscientos sesenta y dos metros y es la más grande de Bulgaria.

La cueva tiene dos entradas que se encuentran opuestas entre sí, conocidas respectivamente como la Entrada Pequeña y la Entrada Grande.

Las cuevas del Parque Geológico de Iskar-Panega, son una de las regiones cársticas más extensas del país. Se cree que surgió en la Era Cuaternaria, y es un verdadero paraíso para los entusiastas de la espeleología, ya que alberga cientos de cuevas.

Otra vista de los ojos de Dios. Crédito de la imagen: Wikimedia Commons.

Prohodna es una de las cuevas más accesibles de Bulgaria.

Pero la cueva es especial. Es diferente.

También conocida como Oknata, la cueva misteriosa es única ya que contiene una característica fascinante en el techo de su cámara intermedia.

Y … otra vista de los Ojos de Dios. Crédito de la imagen: Wikimedia Commons.

La caverna contiene enormes cavidades, una al lado de la otra con dos aberturas masivas en forma de almendra en la parte superior, dando al espectador desde abajo una apariencia casi como si la cueva estuviera mirando hacia abajo, a través de un par de ojos misteriosos.

Según los expertos, los ‘Ojos de Dios’ se formaron a través de la erosión y dejaron entrar la luz en la cueva.

Mientras que la cueva es un popular destino turístico hoy en día, los expertos han encontrado rastros de habitación prehistórica en la cueva, que dan testimonio de que los humanos vivieron en la cueva durante el Neolítico y el Calcolítico.

La entrada de la cueva de Prohodna se puede ver incluso desde la casa cueva nacional. Crédito de la imagen: Wikimedia Commons.

El momento más fascinante para visitar la cueva es por la noche, cuando el cielo está despejado y la luna está llena. Luego, con un poco de paciencia y suerte, puedes ver la luna a través de las dos cavidades en el techo de la cueva.

Cuando el agua de lluvia entra en ambos agujeros y cae por las paredes de la cueva; los lugareños a menudo dicen que los ojos de Dios están llorando.

Como notado por sendeirsmoeurope.com, los “ojos” de la cueva de Prohodna tienen un efecto hipnótico y observarlos por un rato desde dentro de la cueva es muy relajante.


Crédito de imagen destacada: Reddit.