Receta de la piedra filosofal de Isaac Newton descubierta

Según los informes, los investigadores han redescubierto la receta de Isaac Newton para el mercurio de los alquimistas.

Se cree que el documento, que data del siglo XVII, fue escrito a mano por el mismo Isaac Newton y explica la parte fundamental del proceso para crear la mítica Piedra Filosofal, una sustancia que los alquimistas creen podría transmutar metales base en oro.

Los artículos escritos por Newton sobre teología y alquimia exceden en volumen a aquellos dedicados a Física, Astronomía y Matemáticas, ciencias en las que es una figura destacada.

Sin embargo, es importante mencionar que Newton escribió más de un millón de palabras sobre alquimia, algo que solo se conocía después de su muerte ya que la “proto-ciencia” era ilegal en su época.

Sus textos prohibidos fueron escritos bajo el seudónimo de Jeova Sanctus Unus.

El documento contiene texto copiado de las escrituras de otro alquimista, así como descripciones de los propios experimentos de Newton © Cortesía de Chemical Heritage Foundation

La piedra filosofal era, según la tradición de alquimistas y nigromantes, una sustancia con propiedades extraordinarias capaz de transmutar cualquier metal en oro, también era capaz de curar enfermedades y otorgar la inmortalidad, a través del elixir de la vida.

Uno de los grandes cultivadores de estos secretos fue Isaac Newton, uno de los padres de la física, que prácticamente se dedicó al Gran Trabajo – Latín: Magnum opus, de manera exhaustiva.

El Gran Trabajo es un término alquímico para el proceso de trabajar con la materia prima para crear la piedra filosofal. Se ha utilizado para describir la transmutación personal y espiritual en la tradición hermética, unida a procesos de laboratorio y cambios de color químicos, utilizada como modelo para el proceso de individuación y como un recurso en el arte y la literatura.

El manuscrito que contenía la receta extraordinaria, estaba en posesión de un coleccionista privado, y subastado en Pasadena, California, y comprado por la Fundación de Patrimonio Químico de Filadelfia.

Es una guía instructiva que detalla el proceso para preparar “alquimistas de mercurio“, una receta que Newton copió del alquimista estadounidense George Starkey, a quien probablemente consideró un mejor alquimista.

Starkey (1628 – 1665), considerado el primer hombre de la ciencia estadounidense, también escribió bajo un seudónimo; Eirenaeus Philalethes.

Según el sitio web Chemistry World, “se pensaba que el mercurio filosófico era una sustancia que podía usarse para descomponer los metales en sus partes constituyentes”, explica James Voelkel, curador de libros raros de la CHF. “La idea es que si se rompen los metales se pueden volver a ensamblar y fabricar diferentes metales“. El proceso fue parte del esfuerzo por hacer de la piedra filosofal, agrega, una sustancia mítica que los alquimistas creían podría convertir el plomo en oro.

Traducido del latín, el título del manuscrito es: ‘Preparación del [Sofrito] Mercurio para la Piedra de [Filósofos] por el Regimiento Estelar Antimonial de Marte y Luna de los Manuscritos del Filósofo Americano‘. Se cree que el manuscrito describe el proceso necesario para hacer ‘sophick’ – abreviatura de ‘filosófico – mercurio’.