Una piedra encontrada en Egipto contiene minerales extraños nunca antes vistos en la Tierra o en el espacio

En 1996, en una zona extraña del desierto del Sahara, los investigadores descubrieron una piedra igualmente extraña. Lo apodaron Hypathia, y para sorpresa de los científicos de todo el mundo, esta piedra misteriosa puede ser el objeto alienígena más extraño que se haya encontrado.

Se descubrió que la piedra ‘Hypathia’ contiene compuestos micro-minerales que nunca se han visto en la Tierra, en ningún cometa o asteroide ni en ningún otro lugar del sistema solar.

Un nuevo estudio ha revelado que los componentes encontrados dentro de él no se encuentran en ningún lugar de la Tierra, y también hay grandes posibilidades de que la piedra no pertenezca al Sistema Solar tampoco. Hypatia fue descubierto en 1996 en el desierto del Sahara, en Egipto.

A pesar de que fue descubierto hace más de 20 años, no fue hasta 2013, que los investigadores de la Universidad de Johannesburgo, Sudáfrica, confirmaron que la piedra es de origen extraterrestre, convirtiéndose así en un objeto único en la Tierra.

Aquí vemos algunos de los fragmentos de la piedra de Hypatia, descubierta en el sudoeste de Egipto en el campo de vidrio del desierto de Libia. Crédito de la imagen: Dr. Mario di Martino, INAF Osservatorio Astrofísico di Torino.

Para descifrar más detalles sobre la misteriosa roca Hypatia, los científicos decidieron analizar su composición química.

Para hacer esto, examinaron la matriz carbonosa y descubrieron que la roca espacial carece del mineral conocido como silicato, que generalmente se encuentra en los objetos espaciales que se mueven dentro del Sistema Solar.

El investigador principal, Jan Kramers, hizo hincapié en que esta piedra ha roto todos los esquemas conocidos.

Si fuera posible moler todo el planeta Tierra para que se convirtiera en polvo en un enorme mortero, obtendríamos polvo con una composición química similar a la de los meteoritos condríticos (rocosos)“, dijo Kramers.

Crédito de la imagen: Dr. Mario di Martino, INAF Observatorio Astrofísico de Torino

En los meteoritos condríticos, esperamos ver una pequeña cantidad de carbono y una buena cantidad de silicio. Pero la matriz de Hypatia tiene una cantidad masiva de carbono y una cantidad de silicio inusualmente pequeña. Aún más inusual, la matriz contiene una gran cantidad de compuestos de carbono específicos, llamados hidrocarburos poliaromáticos (HAP), un componente principal del polvo interestelar, que existía incluso antes de que se formara nuestro sistema solar. El polvo interestelar también se encuentra en los cometas y meteoritos que no se han calentado durante un período prolongado en su historia “, agregó Kramers.

Utilizando microscopía electrónica de última generación, los investigadores querían determinar los minerales de la piedra que no se agregaron cuando impactó en la Tierra. Descubrieron que la piedra parecía haberse formado antes de la formación del sol y los planetas.

Como señala Popular Mechanics, “los elementos son los mismos: carbono y silicio y aluminio e hierro, pero las proporciones de estos elementos en el material son todas incorrectas, a diferencia de la composición de los objetos que orbitan el sol“.

Además, Kramers dijo que Hypatia se formó en un ambiente frío.

Los compuestos de carbono o hidrocarburos poliaromáticos presentes en Hypatia son un componente principal del polvo interestelar que se cree que existió incluso antes de la formación de nuestro Sistema Solar.

Por lo tanto, el último estudio sobre la composición química de la piedra podría incitar a los científicos a reconsiderar la formación del Universo.